Una ley para la separación de residuos

07.06.17 Noticias, Energie & Nachhaltigkeit

Editorial de Johanna Sternberg, gerente comercial, CAMCHAL.

Ya en 1991, Alemania promulgó una Ley que exigió mayor responsabilidad de los productores respecto al reciclaje. La idea de construir un sistema unitario para toda Alemania se implementó en 1994 con la formulación de la Ley de Economía Circular y Residuos que entró en vigor en 1996. Uno de los grandes logros de esta normativa, fue la casi desaparición total de los viejos vertederos y su reemplazo por plantas de incineración. 

También se creó un sistema de reciclaje que exigió mayor responsabilidad, no sólo de los consumidores, sino también de los productores. El Duales SystemDeutschland o Sistema Dual Alemán, afecta a todos los embalajes de plástico, aluminio o metal que se recolectan en el saco amarillo. Lo importante es que en los empaques aparezca impreso el “Punto Verde”, que consta de un círculo con dos flechas en su interior. El signo indica que no sólo el consumidor al comprar un producto, sino también el fabricante, está pagando una cuota para que los empaques sean recogidos y posteriormente reciclados. Así los productores también se hacen responsables del financiamiento del reciclaje. 

Alemania es líder en Europa en cuestión de reciclaje. En comparación con otros países del mundo, tiene la gran ventaja de que ha promulgado leyes especiales que regulan el financiamiento de la eliminación o el reciclaje de los residuos, sin que esos fondos puedan ser destinados a otros fines. De hecho, cada habitante de Alemania paga alrededor de 50 euros por año por la recolección de desechos. 

El sistema de reciclaje germano puede ser útil para otros países en vía de desarrollo. Gracias a la separación de los residuos, los alemanes han logrado que en el país se recicle actualmente casi el 70% de la basura doméstica. Ésta, según estadísticas oficiales, suma 452 kilos por habitante y por año aproximadamente 1,6 kilos por día. De esa forma, el volumen de desechos que todavía llega a los vertederos o a las plantas de incineración, es mucho menor.

La creación de distintos organismos encargados del tema, fue clave para mejorar el sistema de reciclaje.

Un ejemplo de ello es la Federación Alemana de la Industria de Gestión de Residuos, que representa los intereses de este sector y es el portavoz más grande de Europa de cara al Estado, al público y a las instituciones de la Unión Europea, permitiendoque la gestión de residuos se realice en forma profesional y ecológica. 

Por otro lado, existe la Federación Alemana de Materias Secundarias y Gestión de Residuos, que se encarga de los intereses de las empresas de tratamiento de residuos frente a los poderes legislativo y ejecutivo, así como de cara al público.